domingo, 13 de julio de 2008

PINCELADAS PARA VIVIR MEJOR


LA PIEDRA DE SOPA.

Llegó un peregrino a una casa y pidió algo de comer. “No tengo nada”, dijo la señora. “No se preocupe, dijo el peregrino, yo tengo una piedra de sopa. Vamos a echarla en un gran puchero (olla) de agua hirviendo”. Todo el vecindario acudió curioso.

Cuando el agua rompió a hervir, el peregrino probó una cucharada. ¡Deliciosa! dijo. Solo le hacen falta unas patatas” que al momento trajo una mujer. Probó otra cucharada. “Ya solo le falta la carne y verduras”, añadió. Y pronto trajeron varias vecinas. “Y ahora, la sal”, que puso la dueña de la casa.

Luego ordenó: “Platos para todos”. Los trajeron y, además pan y fruta. Entonces se sentaron y disfrutaron de aquella increíble sopa, felices de compartir la comida. Mientras tanto, el peregrino se escabulló, pero les dejó una milagrosa piedra de sopa, para que pudieran usarla. Con la aportación de cada uno, se enriquecieron todos.

2 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.