viernes, 27 de mayo de 2016

HIJO DE PAPÁ Y MAMÁ




Ayer la canela derramó el chocolate.
Estaba frenética, amarga como la tía cabrales.
Yo la vi… a la tía, reventando contra las paredes
los enseres de la casa y maullando como los
gatos del vecino Alirio.
Deliraba creyendo que Josefino el hijo, había
desaparecido, que lo había raptado el comadrejo.
¿Dónde estará Josefino? Si hoy es su cumpleaños.
Le compré su saco preferido y sus zapatos para el frío.
¡Ay que me encuentre a ese comadrejo, lo dejaré sin pellejo!
Al cabo de un rato vi que apareció Josefino, sonriendo y diciendo:
qué bueno es este tipo.
Siempre, pero siempre me hace sentir que soy su hijo,

y la vaina es que mamá sigue insistiendo en que yo soy fortuito. 

sábado, 2 de abril de 2016

EGIPTO



Hoy escribo indispuesto
desde esta fétida madriguera;
entre lágrimas y orinas,
entre sangre y lamento.

Escribo por aquella gente que sufre,
por aquellos que callan.
Escribo desde paredes blancas
en una sala por donde pasea la muerte
de un hospital cualquiera.


Aquí se hace infértil la sonrisa
y se respira el miedo.
Escribo de urgencia,
en compañía de enfermos,
donde todos profesan,
ampáranos Padre nuestro.

Escribo desde paredes blancas
donde la diferencia es sola línea muerta,
y sin embargo,
lo digno queda entre sabanas sucias
y lo decente no corresponde a los miserables.


Ellos, los enfermos,
en esta sala siguen masticando el ajo
y consumiendo sus cebollas.
Aquí viven su exilio,
reviven el éxodo,
aquí Dios vuelve a escuchar a su pueblo;
pondera por liberarlo…
pero hasta que el hombre
no empiece a curar al hombre,

esto seguirá siendo nuestro peor Egipto.

De: Osadía.
Derechos Reservados.

martes, 15 de marzo de 2016

EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL TWITTER



Saludos y abrazos querida familia, les comparto este texto de un gran amigo, vale la pena leerlo. Bendiciones. 

EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL TWITTER.

Si la Cenicienta hubiera nacido en esta época, el Príncipe Azul se habría evitado la correría por todo el reino en busca de la misteriosa dueña de la zapatilla de cristal, seguramente le habría tomado una foto a la misteriosa mujer y alguien la habría etiquetado haciendo más fácil la parte de comer perdices; Romeo y Julieta habrían chateado por Whatsapp un par de días antes de aburrirse y terminado evitando así varias muertes en Verona,  y La Bella y la Bestia se habrían dado match en Tínder por sus gustos en común y las fotos de la biblioteca del peludo.

Seguir leyendo en:

Por: Tulio Fernandez. 


jueves, 4 de febrero de 2016

DELEITE (Al Carmelo Descalzo)



En este murmullo intenso y cálido de aves,
arropado por la fresca brisa de esta Villa,
de Leyva y deslumbrándose mis ojos por
bellos vergeles florecidos.
Dulce susurrar de fuente entonando melodía
y campanarios redoblando en esta inmensa
quietud, ¡donde el silencio se hace compañía
del Amado! De aquel Huésped que entra y
calma nuestras vidas.
En este conventillo donde Frailes del Carmelo
descalzo sonríen y aman dejándose amar del
Amado, suspiro y sonrío por la dicha de haber
contemplado, querido y abrazado la certeza de
seguir deleitándome en el Resucitado.   

*Imagen de Internet.

domingo, 22 de noviembre de 2015

UNA BLANCA NAVIDAD.




Todo sucedió en un momento cuando el abuelo estaba sentado en su vieja mecedora de paja. Era tan vieja como él, que ya desgastada, expiró y junto a su amante de letargo, descansó para siempre.
----------------------------//----------------------------//----------------------------
Él, Jesús, mientras la abuela hacía natillas en la cocina, a la cual amaba más que una tarde llena de alcatraces a la luz del ocaso, ni siquiera se inmutó al descubrir que sólo tenía un par de medias rotas en la parte donde encajan los dedos. Decidió probar, a escondidas, un par de calcetines que la abuela aún conservaba del viejo y así colocarse sus zapatos para evitar los roces del desgaste.
Al calzárselos descubr en el fondo un montón de hilos blancos, tan diminutos que lucían brillantes al contacto con el sol. La abuela lo observaba por la media luna de la habitación contigua. Sonreía como si supiera qué tenía en manos el nieto ya con 21 años de existencia. Se dirigió a la habitación llevando consigo un vaso de leche fría. Jesús, intranquilo, pero a la vez curioso por lo sucedido, salió de su morada para seguir, minuciosamente, los pasos de la abuela. Al llegar a su habitación encontró que la vieja, sentada en la cama, lo esperaba con una especie de libro abierto en sus manos. Lo sentó a su diestra pidiéndole que mantuviera los ojos cerrados. De inmediato ocurrió lo inimaginable. Como si estuviera leyendo el braille, descubrió varios espacios donde la anciana le pidió colocar, minuciosamente, las hebras de hilo. Jesús, todo inocente, empezó a sonreír y a encontrar formas a sus sueños. Cuando la abuela le pidió abrirlos, el nieto observó la figura con lágrimas de ternura: era su abuelo y el recuerdo vivo de una navidad costeña, en la que aún padeciendo de cáncer de colon, sentado en su mecedora de paja, todos los días, en especial los de aguinaldo, sonreía. Le decía que, por cada cana que lograra sacarle, sería el recuerdo de su sonrisa alumbrando sus noches sin días. Así cuando en su cabeza nacieran las mismas flores, a sus hijos regalará días y otras navidades custodiando siempre sus sueños.

Un 25 de Diciembre


Rodolfo de Jesús Chávez Mercado. 

Saludos y bendiciones a todos y todas. Mi querida familia bloguera, los recuerdo siempre en mis oraciones y espero visitarlos muy pronto. Abrazos.

martes, 30 de junio de 2015

ME GUSTA PENSAR


Saludos y abrazos para todas y todos.
Como ven, no me queda casi tempo para visitarlos, pero los llevo en mi corazón y en mis oraciones. Dios las-los bendiga.