miércoles, 21 de marzo de 2018

Mi Declaración




La vida podrá ser océano de muerte
para muchos, sin alma y sin sonrisa.
El llanto de lamentos; de memoria
sin tumba y sin aire respirado.
Solo un fracaso el haber llegado a ser
un nombre.
Sí, solo un nombre sin dichosa bonanza,
sin calles recorridas y sin ser amante de
su propia existencia.
Hay quien vive sin deseo, y solo arrastra la
esperanza.
La agonía cobija su paso por este mundo,
el encierro, la cobardía.
Hay quien mira y respira solo lo pérfido que
puede tener el ser polvo, su vicio, su flaqueza.
Hay quien pugna por largarse de este universo,
y hay quien lucha por seguir creyendo, en la Palabra.

(RdjFray)



2 comentarios:

J. R. Infante dijo...

Un poema lleno de esperanza, Rodolfo. Te felicito. Un abrazo

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Hola, Rodolfo, un gusto volver a pasar por tu espacio para leer tu esperanzadora poesía y dejarte un cordial saludo colombiano.

Abrazos.