domingo, 24 de octubre de 2010

EL CANTO DEL AVE


Veo cielo abierto:
es hora del vuelo.
Desplegarè las alas
y alzarè la mirada.
 
El viento me espera;
desea elevar mi alma.
Surcaré cada espacio
y amaré la eternidad.
 
Gustaré cada centímetro,
cada minuto, cada segundo.
Descubriré nuevas formas
e intentaré abrazar el cielo.
 
El sol escuchará mi canto.
Cada rayo me alumbrará.
El cielo será palco de alegría
y la alegría reinará.
 
Jugaré con el viento
y danzarè su melodia.
Su fortuna serà la mia.
Su inmensidad mi Libertad.
Escrito con aprecio por Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm
(Las imagenes son tomada de la red)

5 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Buenos tardes Fra. Rodolfo.

Tu entrada de hoy es muy Poética con las fotos de gaviotas.

He puesto foto nueva en mi perfil.
en ves de estar con el gato me he puesto con mi nieta.

Soy abuela, pero joven ¡eh!, ja, ja...

Un abrazo, Montserrat

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola Monserrat.
Buenas tardes tambièn para ti.

Esta poema naciò por mi pasiòn al "vuelo". Siempre he admirado las aves que bailan libres en el cielo y que juegan sin cadenas, sin prejuicios y sin temor a las alturas je,je,je.
Una vez que no me recuerdo que dìa, de camino a la universidad aquì en Roma he mirado al cielo y he contemplado el vuelo de las aves.
Y bueno desde hace tiempo tenìa la idea de componer un poema dedicada a ellas y aquì està.

Con aprecio Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm

Olga i Carles dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Olga i Carles dijo...

Hola.

Me ha encantado ese poema.

Cuando somos capaces de abrir nuestras alas, el aire, el agua, la tierra y el fuego son nuestros aliados más profundos. Nos sostienen. Nos purifican. Nos nutren. Nos elevan y transforman.



Un abrazo.
Grácias.

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola Olga.

Saludos y un abrazo tambièn para ti.
Gracias por tus palabras. Me dan animo para seguir escribiendo aunque si no me considero poeta o un gran poetaje,je.
Escribo solo por pasiòn, con la esperanza de algo bueno salga a la luz.

Con aprecio Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm