miércoles, 14 de septiembre de 2011

ENCADENADO A UNA SONRISA



Gracias anciano mío. Tal vez  ya  después de tantos años has muerto. Pero a mi memoria aún sigue causando  complacencia tu sonrisa.


Ese día solo te he escuchado.
Mi boca no pronunció palabra,
ni tampoco mis ojos vacilaron.
Te atendía como eres, ya que
estaba encadenado a tu sonrisa.
Vi la vida y con ella tu nostalgia
pero nunca dejaste ver cobardía.
Era un tiempo merecido y esperado,
incluso para mi…
Tal vez  más intenso y profundo.
Tal vez organizado. Pero ahora sé,
que fue inesperado.
Solo he llegado a tu encuentro.
Una cita que no programó mi memoria
pero que ya estaba escrita en mi historia.
Anciano del refugio, así te has presentado.
¡Historia de pesares y amores!
¡De esperanza y gratitud!
Fue tu tiempo donado a mi silencio,
conociéndote aun descifrando tu sonrisa.


Un fuerte abrazo y Dios los bendiga.

(Imágenes de Internet)

Fra Rodolfo de Jesús O.Carm.

6 comentarios:

Sil dijo...

Caminante y peregrino, supiste ver la sonrisa de un anciano que entregó en ella su verdadera esencia. Grabó a fuego en tu mirada su más preciado tesoro:_El sonreir aún habiendo transcurrido el pasar de los años_
¿Murió piensas?. Dios creó la vida, por ende la mjuerte no es más que la continuación de ese viaje pero llamado de otra forma. Con esta humilde reflexión pienso que ese anciano que quedó en tu memoria, aún SIGUE SONRIENDO PARA TÍ
Un fuerte abrazo y un placer volver a leerte

Rayén dijo...

Que agradable es recibir y dar una sonrisa, amigo.

Me alegro que ya estes de vuelta.
Cuando puedas pasa por mi rinconcito me gustaría compartir contigo el Premio Letras Eternas o el Premio Corazón.

Hasta pronto.Muchos saludos.

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola dulce Sil. Saludos.

Gracias por estar siempre presente.

Pido a Dios que siempre me regale la gracia de seguir sonriendo al igual que esta gran persona que ha dejado la suya en mi memoria y en mi sentir.

Un fuerte abrazo y Dios te bendiga.

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola querida Rayèn. Saludos.

Gracias por esa bienvenida calurosa como el sol de Roma.

Pronto pasarè por tu espacio a tomar el premio.

Gracias de corazòn.

Un fuerte abrazo y Dios te bendiga.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Fra.Rodolfo:
Un poco tardía de hago este comentario.
Me encanta esta Poesía dedicado a un anciano.
Que Dios te bendiga.
Te mando un abrazo desde Valencia, Montserrat