viernes, 20 de abril de 2012

VALE LA PENA: Una opción que enamora



Hola a todas y todos, saludos.
Gracias por estar siempre a mi lado y acompañarme en cada momento de la vida.
Les dejo un fuerte abrazo y con este artículo publicado hace ya raticos en la revista Horizont Literar Contemporan
----------------------------------------//-------------------------------------------
El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará ( Mt 10,39). Este pasaje bíblico es una de aquellas «lanzas divinas» que una vez clavadas en tu corazón dejan que tu sangre se derrame lentamente hasta donarse libremente por tu pueblo. Una opción que enamora el alma, y que indica que ahora tu pueblo no es solo un pedazo de tierra, antes bien «tu pueblo» significa la humanidad entera que busca incansablemente un horizonte donde reine el amor. Don de Dios.
Es una dinámica divina que invita a salir de nuestro propio egoísmo, de nuestro  individualismo crónico, y un desprenderse de la barca segura, aquella que nos lleva con un motor manipulado hasta la orilla del océano, para así poder vivir una especial «aventura» que es aquella la de estar siempre en medio a la gente: llorar, sufrir, reír, saltar y bailar, caminar, perderse y regresar… Buscar y encontrar (cfr Mt 7,7) más allá de todo egoísmo un mundo de justicia, fraternidad, paz y solidaridad en que todos y todas: hombres y mujeres, tomemos parte de un solo mundo; de una sola humanidad.
Todo esto implica un salir, e incluso un dejar padre, madre y hermanos (Mt 10,37), lo cual no significa un desinteresarte de tu familia. Es un viaje al cual estás invitado… Lo aceptas o lo dejas… Este viaje es tomar la barca de la esperanza, del amor y la pasión por tu humanidad y la humanidad. Equiparse de coraje y valentía para contagiar con tu misma alegría… un elevar ese amor a Dios como pizcas de perfume por los cielos buscando y encontrando seres mortales que se dejen contaminar para elevarlos hasta lo mas grande de la cima que es el Amor.
Yo, me encuentro en Roma terminando mis estudios, y personalmente estoy viviendo una bella experiencia. Ciertamente, además de un viaje que me exige contagiar de ese mismo amor que siento por Dios, he tenido que subir la barca que me ha alejado solo físicamente de los sabores de una querida y muy especial tierra… Colombia. Por tal motivo, decía que es toda una aventura, en donde dejando «tu barca» y todas tus pólizas de seguro, te encuentras a vivir al otro lado de la orilla. Ahora es otra la que navego y no soy yo justamente quién maneja el timón ya que, libre y voluntariamente aun en las luchas por miedo a naufragar, he decidido dejar dirigir a otro Marinero y estar siempre acompañado por María estrella del Mar. La flor del Carmelo que siempre adornará la barca y expandirá su aroma por todo el porvenir.
Encontrándome de esta otra parte del océano, más allá del discurso: es una “realidad diferente”, y, ciertamente que lo es a diferencia de América Latina. Lo he notado con mucha más intensidad en estos cuatro largos años. Pero dentro de esta realidad he podido notar también que no es menos la misión a la cual estoy llamado como hijo de la Iglesia. De pronto otra modalidad, nuevo lenguaje, medios o dinámicas, como lo queramos llamar, pero un solo fin: transmitir esa alegría y esa amistad que Dios en su infinita bondad y sabiduria nos ofrece, haciéndonos participes de su vida intima (cfr DV 2), esperanza de un amor que cotidianamente sigue derramandose y tomando parte de nuestra propia historia.
El motivo es gritar a los cuatro vientos que no estamos solos, que todos y todas tenemos una herencia segura… Es Dios mismo quien nos promete una comunión divina, de fraternidad y de manera urgente y muy especial de solidaridad con todo el creado siguiendo la misma dinámica de su propia existencia.
En cualquier parte donde nos encontremos la tierra grita, la sociedad espera y por tanto nuestras fuerzas no serán un desgaste en vano, antes bien serán fermento de crecimiento, de generosidad y de gratitud. Juntos construyendo el Reino… que está presente. Mies que necesita más obreros, gente decidida a desgastarse sin ambiciones, sin esperar recompensa humana, sin egoísmo y sin sueños corroídos por la violencia.
Un viaje de esperanza embarcados por un mismo objetivo, con solo un rumbo fijo que es el Amor.

Foto personal.
Capilla del convento de los Carmelitas Antigua Observancia (Arjona - Bolívar. Colombia)




7 comentarios:

AFRICA EM POESIA dijo...

Gracias por tu visita
Ainda é Pascoa e Jesus morreu para nos SALVAR
UM BESITO

PIANO

Tocando el piano mano a mano
Siento el piano, cansado de la vida
Piano viejo, en un canto del salón
Piano que llora, cuando lo tocamos...

Porque el sonido de sus teclas
Blancas y negras, bien definidas
Sienten los años y sienten el dolor
Cuando tocamos y nos deliciamos...

Y este piano que puede ser
Piano de cola o piano vertical
Y mismo cansado deja tocarlo
Y deja cerrar los ojos y escuchar...

Y con mucho cariño acariciamos
Sus ochenta y ocho teclas
Teclas de do, re, mi, fa, sol, la, si...
Teclas de una vida, llena de luz...

Y nuestros dedos recorren las teclas
Blancas y negras, negras y blancas
E así mano a mano tocamos
Y dejamos que nuestro sueño vuele!...

Poema de Lili Laranjo
Tradução de Joaquín Duarte

OZNA-OZNA dijo...

gracias siempre a ti querido y admirado poeta por acariciar siempre nuestra alma con la sublime belleza y sensibilidad de tus letras, besinos y feliz fin de semana con todo mi cariño.

EL AVE PEREGRINA dijo...

Fra. Rodolfo, una hermosa y tierna entrada, llena de amor hacia Diosito, es grande como lo es tu corazón, tus palabras te engrandecen y denotan esa entrega total a esa vocación tan sublime...como es su Palabra.Abandonaste una barca pero surcas esos mares en otra llena de entrega a tus semejantes.
Fra, Rodolfo, son las once y media, estoy trabajando,cuidando a una mujer que me necesita, está enferma, el domingo volveré de nuevo, mañana estaré con otra, mi vida también es entrega, con fallos por supuesto,Él, lo sabe, hago todo lo mejor que puedo.
Un abrazo,y que tu espíritu nunca decaiga.

María dijo...

Muy bella tu entrada, siempre acaricias nuestras almas con tus letras, es una suerte tenerte cerca.

Un beso.

Rayén dijo...

No estamos solos, así es, somos afortunados al tener la luz de la esperanza en el Amor Misericordioso y en contar con personas como tu, amigo.

Abrazos.

Phạm Minh Tâm dijo...

( Thank blog for you great - http://www.vatinam.net )

Duendes dijo...

Hola mi precioso,
vengo vedere come stai?
spero bene.cuidate mucho caro mio .te dejo un gran abrazo fuerte.