sábado, 8 de junio de 2013

ANTE TI SEÑOR JESÚS


Hoy, estando delante de tu presencia Señor, mi Jesús Sacramentado, en medio de este tiempo, en el que guardo tu presencia, aún en medio del silencio, de mi soledad habitada; tu compañía se hace más cercana y de eso te agradezco profundamente mi Señor.
Me presento ante ti lleno de gratitud, por todo aquello que me has brindado desde pequeño; pues siempre sentí y he sentido tu presencia en medio de la oscuridad, del desaliento y de la desesperanza.
Hoy Señor Jesús, delante de tu presencia me presento como soy: frágil y sencillo, pecador incansable, pero amante de tu gracia, de tu misericordia. Reconozco quien soy y siempre así te lo he dicho. Toma mi pobre miseria y hazme un tesoro que sepa brillar en medio de la gente, pero para tu gloria y no para mi vanagloria.
Permíteme que siempre confíe en tu Palabra y siempre conserve esa humildad que has forjado en mí con tantos dolores, sin sabores y amores. Quiero ser Señor tu sacerdote, admirable amante de tu presencia y orgulloso pregonero de tu amor incondicional. Quiero ser profundo consuelo a los pobres; sonriente boca a los tristes; diáfana lágrima de los afligidos.
¡Quiero ser Señor tu ministro! Enséñame a caminar por tus sendas, muéstrame el valor de tu gloria para que así, yo pueda resplandecer en tu presencia.
Eso quiero, resplandecer en tu presencia y por ti ser: agua que refresca al sediento; sol que alumbre el camino del desamparado; luz de luna que guíe al desterrado y niño mimado que busque siempre de tus brazos.
Mírame fijamente Señor y enséñame a sostenerte siempre la mirada, que nunca me acobarde de contemplarte y nunca descanse para así glorificarte.
Quiero ser del pueblo, de tu pueblo sin dejarte de ser fiel y reconocer que soy tu sacerdote. Quiero entregar mi tiempo, mi aprecio y mi afecto. Sólo tú Señor que seas mi garante, mi fiel compañero.
Enséñame a ser como tú, y que mi yo sea siempre esclavo de tu amor; ardiente enamorado de tu alma y sacerdote eterno cobijado en tu corazón por siempre.
Líbrame por siempre de tentaciones, que mi poca fe no desfallezca y que aprenda a estar siempre atado a tu alma. Que llene siempre mi espíritu de tu melodía, y pueda cantar victoria al alba de la vida.

Sacerdote en el Carmelo quiero ser, ¡Dulce Huésped de mi alma! Y Señor de toda mi vida también.

10 comentarios:

AMBAR dijo...

Bella entrega Rodolfo, bella entrega.
Conversacion del alma con su Amado, me hace sentir bien el leerte y no parezco tan "loro" porque yo, también le hablo sin parar.
Un abrazo
Ambar

http://ambaringles.blogspot.co.uk/2013/06/no-es-un-tiempo-perdido.html

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Dialogo de grandes caricias.



Un abrazo.

Norma dijo...

Muy bueno, has dicho todo lo que otros pensamos y a veces no sabemos expresarlo. Cariños y buen domingo Rolo.

Francisca Quintana Vega dijo...

¡Hola, Fray Rodolfo! ¿Cómo le va en su nueva vida de sacerdote? Por lo que he leído, veo que con renovada fe y mucha fuerza gracias al espíritu de Dios que tiene hospedado en su corazón. Me alegra mucho. Personas como usted hacen falta hoy día...mucha gente con su fe y humilddad que hubiera por el mundo. Reciba mi cordial saludo.

Duendes dijo...

Muy bueno mi amigo.....Cuantas dulces palabras.baci carissimo.

AFRICA EM POESIA dijo...

Com um beijinho vim matar saudades..

África



África...
Linda...
Imensa...
E mágica...
África dos Leões...
Dos elefantes...
Das girafas...
E do salalé...
Do muito...
E do pouco,,,
Da magia,,,
Da vida...
Do amor...
E da saudade...
África...
É tudo isto...
África...
É a imensidão...
Do ir... Do amar...
E do querer... Voltar!...

LILI LARANJO

AFRICA EM POESIA dijo...

Rodolfo parabens por tu vida de sacerdócio- me gustó encontrar.te. onde estás Agora? Aqui em Aveiro Portugal onde vivo há um carmelo com muitas Carmelitas que me encantam . um besito e tudo de bom.

EL AVE PEREGRINA dijo...

No hay palabras para expresar mi alegría al saber que muy pronto será tu ordenación. Sé y confío que brillarás con el ejemplo, porque tu sencillez y tu humildad “es grande”. Diosito, será esa guía en cada jornada, será ese paso en tu buen hacer, en la siembra de la buena palabra y la grata acción.
Me siento orgullosa, lo digo de corazón, por ello, felicito a los tuyos porque sé que nunca los defraudarás.
Fray Rodolfo, te deseo lo mejor y en mis oraciones estarás presente para que la fe y la fortaleza siga en tu corazón en esa batalla diaria de entrega.
Un abrazo fraterno, y mis congratulaciones nuevamente.
Que Dios te bendiga.
Siento no llegar a los blogs como de verdad quisiera.(Gracias).

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Al estar enfrente de los Grandes Maestros de la humanidad, nuestro espejo se convierte en Vibración Solar.


Gracias.
Un abrazo.

Maria del Carmen Bernal dijo...

Fray Rodolfo, un poema a Jesús transformado en una oración...sencillamente hermoso, lo felicito por esta entrada y por su próxima ordenación sacerdotal este 30 de junio. Elevaré al Señor una oración de gratitud por regalar al mundo un alma bondadosa, buena y sensible como la suya, por entregarnos un poeta... y un sacerdote que con el sentir de su alma será un gran ejemplo de vida para la comunidad de los Carmelitas, para Cartagena de Indias, para Colombia y el mundo entero. Un abrazo, su amiga y seguidora, Ma del Carmen.
Dios lo bendiga por siempre.