EGIPTO



Hoy escribo indispuesto
desde esta fétida madriguera;
entre lágrimas y orinas,
entre sangre y lamento.

Escribo por aquella gente que sufre,
por aquellos que callan.
Escribo desde paredes blancas
en una sala por donde pasea la muerte
de un hospital cualquiera.


Aquí se hace infértil la sonrisa
y se respira el miedo.
Escribo de urgencia,
en compañía de enfermos,
donde todos profesan,
ampáranos Padre nuestro.

Escribo desde paredes blancas
donde la diferencia es sola línea muerta,
y sin embargo,
lo digno queda entre sabanas sucias
y lo decente no corresponde a los miserables.


Ellos, los enfermos,
en esta sala siguen masticando el ajo
y consumiendo sus cebollas.
Aquí viven su exilio,
reviven el éxodo,
aquí Dios vuelve a escuchar a su pueblo;
pondera por liberarlo…
pero hasta que el hombre
no empiece a curar al hombre,

esto seguirá siendo nuestro peor Egipto.

De: Osadía.
Derechos Reservados.

Comentarios

Julia L. Pomposo ha dicho que…
Me han encantado las metáforas que empleas.
Duro poema pero tan real como la vida misma.
Abrazos
J. R. Infante ha dicho que…
Versos que conmueven, amigo Rodolfo, porque conmovedores son los momentos que no está tocando vivir.- Ojalá la poesía sirvira al menos para aminorar la catástrofe.- Un fuerte abrazo.
Comunicación y compasión.

Un Abrazo.
Un hermoso y penetrante Poema por su sentimiento hacia estas criaturas de Dios.
Un abrazo Fra,Rodolfo y que Dios te bendiga por ser como eres, Montserrat
Bello Poema que llena de dolor el alma.
¡Que Dios te bendiga!
Un abrazo desde Valencia, Montserrat
Mi querida Julia, gracias por tu comentario.
Así es, estamos viviendo muchos tiempos difíciles, pero lo curioso, o más bien, lo impotente, es ver que como hermanos estamos fallando. Nos corroe el odio, la envidia, la hipocresía y la deshonestidad para con los que sufren y tienen menos posibilidades.

Confiemos en Dios y sigamos orando cada día.

Abrazos.
Así sea mi querido amigo y hermano J.R Infante.
Dios nos escuche siempre.
Bendiciones.
Mis queridos, Olga, Carlos y Monse, Dios los bendiga por sus comentarios.
Sigamos orando y trabajando por nuestros pueblos, ya mucho se hace cuando sembramos en nuestras propias familias.
Bendiciones.